RESEÑA: ROCABELLA, EL HOTEL SOÑADO DE MYKONOS

Rocabella Mykonos
Si Mykonos es bella, lo es más aún, cuando se abren las puertas del hotel Rocabella.

El cálido recibimiento de todo el staff, es sólo el principio. Cuando das los primeros pasos hacia la habitación, y mirás a tu alrededor, sabés de inmediato que te esperan unos días maravillosos. Y cuando se abre la puerta de tu cuarto, pensás que será imposible salir de ahí..

El hotel Rocabella, es uno de los lugares más lindos para hospedarse en Mykonos. Las vistas panorámicas desde esa zona de la isla, son preciosas. El hotel está alejado del centro, a unos 10 minutos en coche. Lo cual se agradece, porque está lejos del bullicio, pero lo suficientemente cerca. La distancia no es problema, porque un servicio de transfer gratuito está disponible para el momento en que lo necesites, tanto de ida, como de vuelta.

Tuve la suerte, de hospedarme en la mejor habitación del hotel, en una construcción separada del edificio principal. El cuarto tiene forma redonda, su propio balcón hacia el mar con jacuzzi, y una enorme terraza con mesa y sillones. Además de todas las amenities imaginables. Incluyendo un menú de almohadas, y un menú para elegir las esencias aromáticas con las que nos van a perfumar la habitación por las noches. Sí. Como leíste.

El hotel está preciosamente construído en diferentes niveles, y decorado con un estilo rústico, playero y relajado, pero exquisito. La responsable del diseño interior es Tine Kjeldsen, diseñadora de otros hoteles divinos en distintas ciudades del mundo.

Una de las cosas que llaman la atención del hotel Rocabella, es que su staff es muy joven, incluyendo su manager. El promedio de edad probablemente no supere los 30 años. Sin embargo, el nivel de servicio es muy alto. Detrás de esa fachada, que a simple vista parece fresca e informal, se esconde un riguroso standard de hospitalidad y atención al huésped, que sorprende.

Pude disfrutar de la comida de su restaurante Reeza, que ofrece platos simples, pero riquísimos, con precios muy convenientes, e ingredientes fresquísimos.

Aunque el desayuno es delicioso (especialmente el yogur griego, el pan, los tomates, y las aceitunas!) en un primer momento, no nos pareció que estuviera a la altura de la categoría del hotel. Al comentar esto en una charla informal, nos explicaron que como estábamos fuera de temporada, no contaban con variedad de ingredientes. Para nuestra sorpresa, al día siguiente, -nuestro último día-, encontramos que nos habían preparado un desayuno especial, para compensar. No era necesario, porque el desayuno de los días anteriores, había sido delicioso. Sin embargo, nos pareció gran un detalle, y un gesto de gran hospitalidad.

Por otro lado, el hotel tiene un espacio al aire libre con una piscina increíble, con unos sillones magníficos, una barra, y zonas de relax. También hay un spa, que incluye un masaje de cortesía.

Y aunque es un hotel muy romántico, también es perfecto para familias, grupos de amigos, o viajeros solos. Yo fui con amigas, y tuvimos una estadía fantástica.

Rocabella Mykonos Rocabella

Rocabella Mykonos

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>