Visitando la MISTERIOSA CAPILLA ROSSLYN

1500 Edimburgo25

A sólo media hora de Edimburgo, en el pueblo de Roslin, Midlothian, Escocia, se encuentra la peculiar Rosslyn Chapel. Esta capilla cobró especial notoriedad en los últimos años, por ser parte de la trama de “El Código Da Vinci” de Dan Brown. Aunque su historia se remonta a varios siglos atrás, cuando alrededor del año 1450, fue fundada por Sir William Saint Clair.

Desde entonces, fue escenario de distintos sucesos, y numerosas historias se han tejido alrededor de su existencia. Miles de figuras y escenas están esculpidas en su superficie. Se dice que algunos conocimientos perdidos están codificados en la capilla, como una forma de guardarlos y poder transmitirlos a futuras generaciones.

Entre su intrincada ornamentación, simbolismos templarios y masónicos, conviven con escenas bíblicas, e imágenes paganas. Sus techos están inundados de flores y de estrellas. Prácticamente cada centímetro de su superficie está tallado. Y como si fuera un libro de piedra escrito en diferentes lenguajes, parece contarnos una historia.

Al caminar por sus luminosos recintos, tengo la sensación de que sus paredes, columnas y techos me hablan en un idioma que no puedo comprender. Es como si todo el lugar gritara a los cuatro vientos sus códigos, deseando que alguien pueda descifrarlos. Las piedras “predican, aunque mudas, de todas las cosas mezclándose en una” escribía William Wordsworth en su poema Compuesto en Rosslyn Chapel durante una tormenta.

Me pierdo un buen rato recorriendo sus espacios, observando cada detalle. Me detengo para escuchar el audio guía, pero es más lo que me distraigo que lo que me concentro. Hay demasiado para ver, todo mezclado.

Tan pronto bajamos a la cripta, la luminosidad de la planta principal se va disipando, para dar paso a un espacio sombrío, gris, vacío y helado, sólo quebrado por el resplandor que se filtra a través de un enorme vitral. Los trazados indescifrables en sus paredes se repiten, como jeroglíficos, a la espera de que alguien pueda comprender sus significados.

Un gato, dueño del lugar, interactúa con los visitantes, especialmente con los niños  -y con los grandes con alma de niños-  que vienen de todas partes del mundo. Siento que en este lugar se mezclan la historia, el esoterismo, la literatura, el cine, la fantasía y la realidad. Y también siento que si este lugar supo tener un secreto, eso fue hace ya mucho tiempo, porque sea lo que sea, ya no está allí.

Salimos, y afuera sopla un viento fresco. El patio es encantador. Es un retiro calmo, sereno, desde donde puede divisarse la campiña escocesa. Todo está teñido de un extraño color rosado. Las piedras, las ramas, el suelo, el cielo, el aire. 

Rosslyn Chapel Capilla Roslin en Edimburgo

Un poco más allá, bajando por un sendero, un frondoso y húmedo bosque, esconde las ruinas del antiguo castillo de Roslin. Aunque se encuentra en restauración y algunos andamios cubren la vista, el paisaje no deja de tener una cierta atmósfera enigmática. Quizás, la misma que ha servido de inspiración a pintores, poetas y artistas a lo largo de los siglos.

El escritor escocés Sir Walter Scott escribió el poema “The lay of the last minstrel” (El canto del último juglar) inspirado en este lugar. Y el poeta William Wordsworth escribió en 1831 “Composed in Rosslyn Chapel during a storm” (Compuesto en Rosslyn Chapel durante una tormenta), luego de observar como la vegetación había invadido el interior de la capilla cuando ésta se encontraba en ruinas.

Seguimos por el sendero que lleva al bosque, pisando un mullido colchón de hojas y musgo. No dejo de sorprenderme la cantidad de tonalidades de verdes que tienen estos paisajes, verdes intensos y siempre brillosos. Los árboles se retuercen en formas extrañas.

Continuamos el camino hasta un puente de madera que cruza el río Esk. Pero empieza a llover intensamente, así que decidimos emprender el regreso. Todo está húmedo y resbaladizo y todavía nos espera una larga subida hasta el pueblo.

Visitando la Rosslyn Chapel Capilla Roslin en Edimburgo

 

COMO IR DE EDIMBURGO A ROSSLYN (O ROSLIN)?

En el bus No. 15. Se puede tomar en Princes street, o también en Lothian road. El camino es muy ameno, pasa por barrios periféricos de Edimburgo muy bonitos, y bellos paisajes de campiña. Aunque los carteles indicadores de la capilla, se empiezan a ver mucho antes de llegar al pueblo, no hay que bajar del bus. Hay que esperar a que el bus llegue al pueblo, y bajar en la parada que está en la puerta del hotel Original Roslin. Los locales que viajen en el bus te indicarán con gusto (incluso aunque no lo pidas). También puedes preguntarle al chofer. La gente es muy amable en todas partes. Al regreso, puedes tomar el bus enfrente del mismo lugar.

Tan pronto bajar del bus, hay que caminar unos pocos metros hasta la capilla. Está señalizado. El día que yo fui, casi no había gente, era como un pueblo fantasma, pequeño, silencioso y vacío. Sólo se escuchaban nuestros pasos. Mientras caminaba hacia la capilla, pensaba en lo extraño que me resultaba, que ese pueblito escondiera tan singular tesoro.

CENTRO DE VISITANTES DE ROSSLYN CHAPEL

La capilla tiene un moderno centro de visitantes, con una pequeña exhibición. Hay pantallas interactivas con animaciones de gran calidad, que explican en detalle las esculturas.

También hay una tienda y un pequeño restaurante con amplios ventanales y una gran vista panorámica. Como el lugar es muy acogedor, decidimos quedarnos a almorzar ahí. Obviamente, mi menú favorito, la sopa del día! Que estaba deliciosa. También tuvimos la visita de unos duendes, porque aún no podemos explicarnos como desaparecieron las mantecas que nos habían dado para untar en el pan…!

EL BOSQUE DE ROSLIN

Para llegar al bosque, saliendo de la capilla hacia la izquierda, verás un sendero que baja. Si sigues este sendero, llegarás a un pequeño cementerio. Continuando siempre hacia la izquierda, encontrarás una bifurcación. El nivel superior te llevará hasta las ruinas del castillo, y el nivel inferior hacia el bosque.

Al comienzo del sendero, verás una casa antigua color anaranjada, College Hill House, que data del año 1660. Antiguamente, esta casa se llamaba Roslin Inn, y sirvió de hospedaje a muchos personajes históricos, artistas y poetas famosos que visitaban la zona.

Su excéntrica dueña, Annie Wilson, preparaba unos memorables desayunos, y se encargaba de que nadie se fuera del lugar sin escuchar las historias de la Capilla Rosslyn, las cuales relataba con apasionamiento. La Sra. Wilson llevó a cabo visitas guiadas al interior de la capilla, durante casi 50 años. Con una larga vara, señalaba las esculturas, y nadie podía interrumpir sus explicaciones, porque comenzaba todo de nuevo. Llegó a ser un personaje muy pintoresco y famoso. El célebre poeta escocés Robert Burns le dedicó un epigrama.

DIAS Y HORARIOS DE LA CAPILLA ROSSLYN

La capilla está abierta todos los días, excepto 24 y 25 de Diciembre y 1º de Enero.

De lunes a sábados, abre de 9:30 a 18 hs. Los domingos desde el mediodía hasta las 16:45.

Aproximadamente cada una hora, hay visitas guiadas en inglés. También está disponible el audio guía. Todo está incluido en la admisión. El costo de la entrada es 9 libras para adultos, 7 libras para mayores de 60 años, y gratuita para menores de 18 años acompañados por su familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>