Roma

Roma es bella y romántica, decadente y caótica. De vez en cuando, los caminos nos conducen a ella. Como una auténtica «mamma italiana», es intensa. Pero siempre, una cálida anfitriona.