Cuando llegues a Edimburgo por primera vez, no vas a poder creer esta ciudad (podría terminar el artículo acá, y dejar que te sorprendas). Pero bueno, vamos a hacerlo más interesante. A continuación te cuento sin spoilers, lo que no te puedes perder, y cómo recorrer esta ciudad impresionante.


Edimburgo, tiene DOS zonas principales, claramente diferenciadas (y muy bien comunicadas)

  • LA CIUDAD VIEJA, que está en la zona más alta, y es la parte más antigua, medieval.
  • LA CIUDAD NUEVA, que está en la zona baja, y es la zona más moderna. 

Ambas zonas, están separadas por los jardines de Princess Street.

QUÉ VER EN EDIMBURGO?

LA ROYAL MILE

El principal atractivo de la ciudad, es la ROYAL MILE, la calle principal de la zona antigua o medieval. Esta calle tan pintoresca, tiene una extensión de casi 2 kilómetros, que vale la pena recorrerlos en su totalidad. En un extremo está el Castillo, y en el otro extremo, el Palacio Holyroodhouse, la residencia Real. Caminarla de punta a punta, es lo más recomendable, porque a lo largo de esta calle, irás encontrando la mayoría de los sitios de interés, y no dejarás de sorprenderte.

Al Castillo se puede acceder, previo pago de la entrada. Aunque decidas no visitarlo por dentro, igual podés caminar por la explanada principal, y acceder a través de sus portones.

CALLES CON ENCANTO

Toda la ciudad de Edimburgo, parece salida de un cuento. Pero hay algunas calles de la zona medieval, que son especialmente mágicas:

VICTORIA STREET: es una calle curvada, con una leve pendiente. Se dice que inspiró a J. K. Rowling para crear el callejón Diagon de Harry Potter. Es una calle con doble altura, comercios coloridos, y muchísimo encanto. Desde el segundo nivel de esta calle, se ve la escuela George Heriot, que sirvió de inspiración a la autora para crear la escuela Hogwarts. El bar donde J.K. Rowling solía escribir, se llama Elephant House, y está a pocos minutos de esta calle.

En la base de Victoria Street, está la zona de GRASSMARKET. Antiguamente era un lugar de ejecuciones públicas, pero hoy por suerte, es un sitio muy pintoresco. En esta zona, hay una variada oferta de pubs y restaurantes, con buenos precios, muy concurridos especialmente de noche.

COCKBURN STREET: es otra de las calles curvas imperdibles, llena de pequeños comercios muy pintorescos. Te sorprenderá ver una escalinata que parece infinita. Pertenece al Advocate´s Close, cuya entrada está por la Royal Mile.

 

Que ver en Edimburgo

COURT´S Y CLOSES

A lo largo de la ROYAL MILE, te encontrarás con pequeñas entradas, o pasadizos, que llevan a estrechos callejones y patios. Se conocen como CLOSE o COURT. Entrar en cada uno de ellos, es parte del encanto de recorrer Edimburgo. No dejes de hacerlo.

Algunos son privados, pero otros son públicos, y te llevarán a rincones encantadores y sorprendentes. Los más lindos son: Lady Stair´s Close, White Horse Close, Dunbar’s Close, Advocate´s Close.

Que ver en Edimburgo

EDIFICIOS DESTACADOS

Además de todo lo anterior, a lo largo de la Royal Mile, también verás las construcciones medievales más antiguas de la ciudad. Incluyendo casas, antiguas mansiones que hoy son museos, edificios públicos, hoteles, y restaurantes.

  • Una de las principales edificaciones históricas, por supuesto es el CASTILLO, que se alza imponente sobre un volcán extinto (sí).
  • También está la CATEDRAL ST.GILES, cuya curiosa cúpula es visible desde distintas partes de la ciudad, dándole un toque especialmente misterioso cuando hay neblina. En el interior de la Catedral, hacia el fondo y a la derecha, hay una pequeña capilla, la THISTLE CHAPEL, que tiene una decoración muy peculiar, incluyendo ángeles tocando la típica gaita.
  • Muy cerca de allí, verás una antigua iglesia gótica, que actualmente funciona como sede del Festival de Edimburgo, tiene una cafetería y un salón para eventos. Se conoce como THE HUB.
  • En esta zona, está THE REAL MARY KING’S CLOSE. Se trata de un complejo subterráneo con restos de la antigua ciudad, un lugar plagado de historias de pestes, y de fantasmas. Otra opción para explorar estas leyendas, es tomar alguno de los tours nocturnos que incluyen un paseo por las zonas más legendarias y oscuras de la ciudad, incluyendo el cementerio.
  • Al otro extremo de la Royal Mile, se encuentra el Palacio Holyrood, la residencia Real, que también puede visitarse. En su interior se encuentran los restos de una antigua abadía. En esta zona, también está el Parlamento Escocés, en un edificio de diseño ultramoderno, y el Museo Our Dinamic Earth.
Que ver en Edimburgo

PAISAJES

Cada rincón de la ciudad de Edimburgo, es cinematográfico en términos de paisaje y panorama.

Al llegar al final de la Royal Mile -la punta opuesta al Castillo- encontrarás un entorno paisajístico magnífico. Acá no nos quedan dudas de que estamos en Escocia. A muy pocos metros del centro de la ciudad, la naturaleza se muestra imponente. Colinas, acantilados y lagos forman parte del parque, HOLYROOD PARK.

Desde este punto, puedes iniciar la subida a las colinas THE ARTHUR’S SEAT, un antiguo volcán extinto. También a los acantilados SALISBURY CRAGS, y la colina CARLTON HILL, desde donde se obtienen las mejores vistas de la ciudad. Si prefieres no subir, o el clima no acompaña, igualmente puedes disfrutar el paisaje desde abajo, porque todo el conjunto forma un panorama extraordinario.

Otras buenas panorámicas de la ciudad, se obtienen desde la terraza del Museo Nacional de Escocia, y el último piso de la tienda Harvey Nichols –ubicada en la pequeña calle peatonal Multrees Walk- en la ciudad nueva. Y por supuesto, a lo largo de la calle comercial Princess Street.

LOS MUSEOS

A lo largo de la Royal Mile, hay varios museos, algunos gratuitos, y otros pagos. Si vas con tiempo, es muy recomendable destinar, aunque sea una corta visita, a los que son gratuitos, porque son una excelente oportunidad para ver el interior de los edificios. Son pequeños, y varios se agrupan en el último tramo de la Royal Mile.

Que ver en Edimburgo

Los más recomendables son:

  • El WRITER’S MUSEUM, es un lugar de cuento. Ubicado en lo que fuera la casa de Lady Stairs, dentro del Close del mismo nombre, rinde homenaje a los 3 escritores escoceses más importantes: Robert Burns, Sir Walter Scott y Robert Louis Stevenson. Es muy pequeñito, y se puede recorrer en pocos minutos. Guarda objetos relacionados con la vida de estos escritores, y más allá del interés literario, es muy recomendable para ver la casa por dentro. 
  • En el PEOPLE’S STORY MUSEUM, hay recreaciones de la vida cotidiana de la gente de Edimburgo desde el pasado hasta la actualidad. El recorrido es muy ágil y ameno, y nos permite conocer y comprender la historia de la ciudad a través de sus habitantes. 
  • El MUSEO DE EDIMBURGO, ocupa una antigua mansión, donde se puede ver la historia de la ciudad a través de diferentes objetos. Los salones de la casa, son magníficos, con hermosas boiseries, techos pintados, y pequeñas ventanas. Los pisos de madera originales, crujen a medida que caminamos.  Es un viaje en el tiempo, que nos hace imaginar lo que habría sido la vida ahí en el pasado. 
  • En el MUSEO DE LA INFANCIA, vas a encontrar objetos de tu niñez, que ya habías olvidado. Tiene una enorme colección de juguetes antiguos. Hay un salón fantástico de muñecas, de todas las épocas y culturas y una colección de casas de muñecas. Además hay rodados, trenes, soldaditos, miles de objetos que te traerán muchos recuerdos. Absolutamente recomendable, para recorrer con una sonrisa, y algo de nostalgia.

Otros Museos, son:

El MUSEO NACIONAL DE ESCOCIA (National Museum of Scotland). Aquí es posible hacer un completo recorrido por la historia de Escocia, y como curiosidad puedes ver a la disecada oveja Dolly. Desde la terraza de este museo, se obtienen buenas vistas de la ciudad.

En el SCOTCH WHISKY HERITAGE CENTRE (se paga entrada), se puede recorrer todo el proceso de elaboración del whisky.

Por otro lado, la CAMERA OBSCURA (también pago), es ideal para niños (y grandes), ya que está repleto de ilusiones ópticas muy divertidas.


LA CIUDAD NUEVA

Esta parte de la ciudad, se construyó en el siglo XVIII, con el fin de resolver el grave problema de superpoblación y hacinamiento que había en la ciudad vieja. Y en esta zona entonces, se establecieron las familias más acaudaladas. Tiene una arquitectura gregoriana, y una atmósfera bastante chic.

En el área nueva de la ciudad, encontramos la zona comercial, las tiendas, las oficinas, y elegantes barrios residenciales. También hay grandes parques.

Las principales calles de esta zona, son PRINCES Street, GEORGE Street, y las calles peatonales ROSE Street y MULTREES Walk. Caminando por Princes Street, la calle comercial principal, tendrás una fantástica vista panorámica de la ciudad vieja y del castillo, que están en lo alto. Incluso desde el interior de las tiendas, disfrutarás el panorama a través de los ventanales.

Que ver en Edimburgo

También todo a lo largo de esta avenida, se extienden los jardines de Princess Street. Se tratan de un enorme parque, que antiguamente era un lago (con una historia bastante tenebrosa, como todo en Edimburgo), pero hoy es un hermoso paseo. En en este parque, está la NATIONAL GALLERY, y verás una antigua torre gótica que es el monumento a Sir Walter Scott.

Aquí también está la estación de tren, y lindante a ésta, el imponente edificio del Hotel Balmoral, que tiene la particularidad de que su reloj adelanta siempre dos minutos (con el fin de que nadie llegue tarde a su cita)

Partiendo desde esta zona, se puede acceder a la colina CALTON HILL, y visitar el cementerio OLD CALTON.

Para los admiradores de SHERLOCK HOLMES, cerca de aquí, en la calle PICARDY PLACE 12, se encuentra su estatua. Fue erigida en homenaje a su autor Arthur Conan Doyle, nacido en Edimburgo, ciudad que lo inspiró para crear su célebre personaje.

En el otro extremo, está el barrio STOCKBRIDGE, y extendiendo el recorrido un poco más allá, llegarás hasta la aldea DEAN VILLAGE, un verdadero oasis de naturaleza y tranquilidad, muy pintoresco, y muy recomendable para dar un paseo.

Si te gustan los LABERINTOS, en los jardines de la Universidad de Edimburgo, hay una réplica del famoso laberinto de la Catedral de CHARTRES en Francia. Lo vas a encontrar en la esquina de George Square. El jardín está abierto los días de semana, y se puede acceder por uno de los laterales.

EL CLIMA EN EDIMBURGO

El clima en Edimburgo es horrible (especialmente fuera de la temporada de verano). Suele cambiar bruscamente, con frecuencia, pudiendo experimentar todos los climas: frío polar, calor, diluvio, lluvia con sol, niebla, arcoiris, viento, TODO EN UNA SOLA HORA.

Durante los meses de verano, hay más días soleados, y el clima es más amigable. Yo fui en primavera, y no dejó de llover casi en ningún momento, hacía mucho frío, y una pesada niebla lo cubría todo, tapando edificios, paisajes, buses (y personas). Sin embargo, ver Edimburgo con niebla, ha sido una experiencia inolvidable y única.

Que ver en Edimburgo

CÓMO MOVERSE POR EDIMBURGO?

En Edimburgo todo está relativamente cerca, y es posible recorrer la ciudad caminando, ya que no es muy grande. Hay que tener en cuenta que Edimburgo está construida en varios niveles. Entonces para ir de ciertos lugares a otros, quizás necesites subir pendientes, o escalinatas.

Ya sea que llegues a Edimburgo en TREN, o en AVIÓN, llegarás a la ESTACION DE TREN WAVERLEY que está en el centro de la ciudad. Porque aquí también tienen la última parada, los buses que conectan con el aeropuerto.

Si tu hospedaje es céntrico (o está en la parte nueva de la ciudad), es probable que no esté muy lejos de este punto, por lo que podrás ir caminando fácilmente. Aquí es más fácil llevar el equipaje, porque no hay pendientes ni escalinatas. 

Si tu alojamiento está en la zona antigua, también es posible ir caminando, porque es muy cerca. Pero dependiendo de la ubicación, es probable que tengas que atravesar algunas calles con pendientes pronunciadas, o escalinatas.  Porque la zona antigua, está en lo alto. Siempre está la opción de tomar un taxi, que te dejará tras un corto trayecto.

Si llegas en avión, el BUS AIRLINK 100, conecta el aeropuerto con el centro de Edimburgo, en 20 minutos. Cuesta 4,50 libras un tramo, o 7,50 libras ida y vuelta. Tiene varias paradas, siendo la más cercana al centro, la última, en Waverley Bridge (a metros de la estación de tren). En este link, podrás consultar horarios y recorridos.

Por otro lado, es posible ir del aeropuerto de Edimburgo al centro, mediante un TRANVIA. El ticket cuesta 5,50 un tramo, 8,50 ida y vuelta. En este link, podrás encontrar más información.

Un TAXI desde el aeropuerto de Edimburgo al centro, podría costar a partir de 25 libras.

Como en todas las ciudades, también encontrarás la opción del bus turístico, del que podés subir y bajar cuantas veces quieras, donde quieras. Es válido por 24 o 48 horas. Yo no soy fan de estos buses, pero decidimos tomarlo el tercer día, porque diluviaba, y resultó ser una opción muy práctica para trasladarnos por la ciudad en medio de tanta lluvia, durante todo el día. El recorrido completo sin bajar, dura 1 hora, y tiene muy buena frecuencia. 

Si preferís la compañía de un guía, los tours gratuitos en español del grupo Sandemans, están muy buenos. El recorrido se hace caminando, dura aproximadamente tres horas, tienen mucha información, te cuentan historias, son divertidos, y te muestran aspectos de la ciudad que si vas por tu cuenta, podrías perderte.

Si te desorientas, no te preocupes. Los escoceses son muy amables y simpáticos, y siempre están dispuestos a ayudar. Recién llegada, yo me topé con cuatro, vestidos con faldas kilt, que viéndome un poco desorientada, me gritaron desde la vereda de enfrente, cruzaron la calle, y desplegaron el mapa que llevaba, para guiarme.

Deja un comentario