Capri es una pequeña isla napolitana, dueña de una larga historia milenaria de conquistas y de leyendas. Por siglos, los navegantes sucumbieron a sus encantos, los piratas fueron atraídos por sus tesoros, y los emperadores se rindieron ante su belleza. Capri, ha inspirado a poetas y a artistas, y sigue extendiendo sus hechizos hacia los viajeros que se acercan a visitarla. 

Capri es preciosa, chic, y mágica. Sin embargo, muchos viajeros, vuelven decepcionados de Capri. A excepción de la Gruta Azul, la excursión «estrella» de la isla, la opinión generalizada es que Capri no es lo que la mayoría espera.

Algo de eso, es cierto. La cantidad de gente apretujada entre calles angostas, sumado al poco tiempo, a las largas filas, o al calor en verano, pueden llegar a hacer la visita agobiante. El secreto para disfrutar de Capri, es quedarse a dormir en la isla. Al menos una noche (si son varias, mejor!). Si no contás con esta opción, aún así, no dejes de visitarla. Aunque sea por unas horas…y con paciencia…

QUÉ VER EN LA ISLA DE CAPRI?

  • LA GRUTA AZUL
  • LOS FARALLONES
  • EL PUEBLO DE CAPRI
  • EL PUEBLO DE ANACAPRI
  • LAS MARINAS
  • LOS PUNTOS PANORAMICOS

LA GRUTA AZUL Y LOS FARALLONES

LA GRUTA AZUL

La GRUTA AZUL, es la excursión estrella de la isla, y el motivo por el que la mayoría de los viajeros van a Capri. Se trata de una cueva natural, de unos 25 metros de ancho, y 60 de largo, con una pequeña abertura de menos de un metro de alto. Si la marea, lo permite (que no es todos los días), visitar la Gruta Azul, es uno de los espectáculos más bonitos de la isla. El efecto es observable, especialmente cuando hay sol. Por eso, el horario alrededor del mediodía, es el más concurrido. Y en invierno, es posible que se encuentre cerrada.
La única manera de entrar a la gruta, es en bote (y en posición recostada). Una vez adentro, podemos admirar el efecto de la luz del sol, que pareciera iluminar el agua por debajo, de un color azul brillante. Para ser sinceros, es más el tiempo de espera, que lo que dura el ingreso a la gruta (la visita dura unos pocos minutos). Si tenés paciencia, es una experiencia recomendable, divertida e inolvidable.  En este post, te explico las diferentes opciones para llegar a la Gruta Azul.

LOS FARALLONES

Se trata de unos enormes promontorios rocosos que emergen del mar, y constituyen una de las vistas más características de Capri. A estos colosos, los verás desde distintos puntos de la isla. Y también podrás acceder a los farallones en barco, y a pie, a través de unas escalinatas, hasta llegar al balneario que se encuentra en la base.

Desde el puerto, parten numerosas excursiones que incluyen a los farallones en su recorrido, para navegar cerca de ellos, y pasar a través.

 EL PUEBLO DE CAPRI

Qué ver en el pueblo de Capri?

LA PIAZZETA

El punto de entrada a Capri, es la famosa Piazzetta, es decir, la plaza central de Capri. Como te conté en el post anterior, en la Piazzeta, te dejará el funicular. Y muy cerca de ahí, te dejarán los buses y los taxis.

A un lado de la Piazzeta, hay una terraza panorámica, desde la que tendrás vistas magnificas del puerto, del mar, y en los días claros, de Nápoles y del volcán Vesubio. Alrededor de la Piazzeta, hay bares, restaurantes y varias tiendas de moda.

Pero no te quedes mucho tiempo alrededor de la Piazzeta. El lugar es demasiado turístico, y todavía queda mucho más para ver.

Que ver en Capri- La Piazzeta
QUÉ VER EN CAPRI

L A S  C A L L E S  D E  C A P R I

Saliendo por los laterales de la Piazzeta, un laberinto de callejones angostos, te conducirán hacia las principales calles comerciales de Capri. La Via Vittorio Emanuelle, la Via Le Bothegge, la Via Fuorlovado y Camerelle, son algunas de ellas. Las calles de Capri son peatonales, y tienen un ambiente muy chic, donde las tiendas de lujo, se mezclan con restaurantes, jardines, y hoteles. También verás hermosas villas y mansiones. Algunas fueron convertidas en lujosos hoteles, y otras se conservan como lugares históricos y museos.

A medida que te alejes del animado centro de Capri, verás que las calles se vuelven más silenciosas y menos concurridas. A partir de aquí, comienzan los diferentes circuitos peatonales, que te llevarán hacia distintos puntos panorámicos de la isla. Cada circuito, está señalizado, y un cartel indica cuánto tiempo te llevará completar el recorrido.

LOS PRINCIPALES PUNTOS PANORÁMICOS DE CAPRI

LOS JARDINES DE AUGUSTO

Los Jardines de Augusto, están bastante cerca de la Piazzeta, por lo que es ideal visitarlos, si estás con poco tiempo, y querés llevarte una de las vistas más emblemáticas de la isla. Son unos bonitos jardines llenos de flores y esculturas, que además tienen una imponente vista panorámica del mar, los acantilados, y los famosos farallones.
Desde acá también verás la via Krupp, que antes conectaba esta zona, con la Marina Piccola, pero actualmente esta está cerrada por desprendimientos.

Muy cerca de ahi, está el museo de la Certosa de San Giacomo, un antiguo monasterio del año 1371.

EL BELVEDERE DE TRAGARA

Desde este punto, es posible acercarse lo máximo posible hasta los farallones. Para eso, deberás caminar por la vía Tragara, hasta el hotel Punta Tragara. Allí te encontrarás con una terraza que balconea hacia el mar, con una magnífica vista panorámica.

Si quisieras acercarte aún más, desde allí, podrás descender por un sendero escalonado, que te irá acercando cada vez más a las paredes verticales de los farallones, hasta llegar a la base (el regreso es un poco arduo, requerirá hacer algunas paradas para recuperar el aire).

En temporada alta, en la base de los farallones, funciona un balneario, con restaurantes, y otras instalaciones, y es un buen lugar para pasar el día, y zamullirse en las espectaculares aguas azules (mientras te vienen a la mente, alguna de las tantas publicidades que se han filmado aquí).

EL ARCO NATURAL

Si cuentas con tiempo, desde el Belvedere de Tragara, podrás continuar hasta otro de los puntos panorámicos de la isla: el Arco Natural, y desde ahí, hasta la gruta de Matermania.

De nuevo, hay que considerar que estos senderos son un poco arduos (especialmente en sentido ascendente), y con gran cantidad de escalones. Pero son excelentes recorridos si disfrutás del senderismo.

LA MARINA PICCOLA

Este es el puerto más pequeño de Capri, y es uno de los paseos más típicos. Esta pequeña marina, está rodeada de residencias particulares, hoteles y restaurantes.

En esta parte de la isla, el mar tiene un color azul increíble, y también aquí podemos ver una de las vistas más características de Capri, con sus famosos farallones al fondo.

En la Marina Piccola, además, hay un balneario con una estética vintage, muy pintoresco.

Cómo llegar a la Marina Piccola? A pie, siguiendo la via Mulo desde el centro de Capri. Demorarás casi  media hora. Si no, en bus o en taxi, unos 10 minutos (en temporada alta, un poco más).

 

 EL PUEBLO DE ANACAPRI

Qué ver en el pueblo de Anacapri?

Anacapri está en lo más alto de la isla y es un pueblo encantador. Su atmósfera tal vez no sea tan «glamorosa» como la de Capri, sin embargo, es más auténtica, porque es aquí donde vive la mayoría de los habitantes de la isla.

Como en Capri, en Anacapri  hay calles comerciales, y zonas turísticas muy concurridas. Pero también hay barrios residenciales muy tranquilos, y senderos que te llevan a puntos panorámicos imponentes.

Por otro lado, desde Anacapri, tendrás acceso a la Gruta Azul, a pie.

En Anacapri, hay 3 circuitos principales para recorrer:

MONTE SOLARO Y LOS ALREDEDORES  DE LA PIAZZA VITTORIA

Desde Piazza Vittoria, parte el funicular para subir al Monte Solaro, el punto panorámico más alto de la isla, y probablemente el más espectacular. Desde la cima del Monte Solaro, se obtiene la vista más impresionante de la geografía de la isla, y de las regiones circundantes, de la inmensidad del mar azul,  los icónicos farallones, y los pueblos.

Partiendo desde la Piazza, a lo largo de la Via Capodimonte. encontrarás numerosos comercios de productos típicos, en un paseo peatonal muy ameno y animado. Llegando al final de esta calle, te encontrarás con la Villa San Michele. Desde este punto, tendrás una gran vista de Capri y del Golfo de Nápoles. Si bien no es una visita imprescindible, La Villa San Michele se puede visitar por dentro, para conocer su historia, y ver sus preciosos jardines.

VIA GIUSEPPE ORLANDI

El otro circuito peatonal de Anacapri, se extiende a lo largo de la Via Giuseppe Orlandi. Esta zona es más tranquila que la anterior, y por aquí verás a los residentes locales inmersos en sus tareas cotidianas. En este barrio, hay comercios, restaurantes, y plazas, impregnadas de una atmósfera pintoresca y relajada.

Este vecindario, se extiende alrededor de dos Iglesias: la Iglesia Santa Sofia, y la Iglesia San Michele.

La Iglesia San Michele, es famosa, por el trabajo artístico de las cerámicas de su piso. Un diseño de mayólicas que recrean el Jardín del Eden, hecho en 1761 por el artista Leonardo Chiaiese. Y es uno de los tesoros artísticos más importantes de la zona.

Otro de los Museos de esta zona, es la Casa Rossa.

BELVEDERE DELLA MIGLIARA Y EL FARO DE PUNTA CARENA

Uno de los puntos panorámicos más impresionantes en Anacapri, es el BELVEDERE DELLA MIGLIARA.

A este imponente mirador, podrás llegar siguiendo la via Migliara, en una caminata de unos 30 minutos desde el centro de Anacapri. El trayecto no es demasiado especial. Sin embargo, al final del recorrido, después de atravesar el Parque Filosófico, te encontrarás con uno de los puntos panorámicos más especiales de la isla, que incluye una bellísima postal del faro de Punta Carena. Este circuito es uno de los menos transitados, pero es uno de los más recomendados por los lugareños.

Por otro lado, es posible llegar a pie, o en vehículo propio (más recomendable) hasta el Faro de Punta Carena. Es el sitio ideal para ver el atardecer, y en temporada alta, aquí funciona uno de los balnearios más bonitos de la isla.

 LAS PLAYAS DE CAPRI

Aunque Capri es un destino veraniego muy concurrido, las playas de Capri son pequeñas y no muy atractivas. Sin embargo, el agua es cristalina y de un color azul increíble. En la isla, hay varios balnearios pequeños, y varios puntos rocosos desde donde podrás darte un chapuzón.

Algunos de los balnearios más bonitos, están en: la Marina Piccola, el Faro de Punta Carena, Gradola, y Punta Tragara. También en la base de los farallones.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Marta

    Excelente, toda la explicación! Muchas gracias

    1. Clementina

      Gracias por tu mensaje. Saludos!

Deja un comentario